Testimonios

Estuvimos alojados dos noche el fin de semana pasado. 
Destacaría la limpieza de la habitación ya que estaba impecable, los
detalles y decoración (botellitas de agua, bombones, artesanía,...)
Y por supuesto la amabilidad de Nolo y el ambiente acogedor y
familiar.
Ah! Me dejo el desayuno que es completísimo y abundante (se agradece
mucho el zumo de naranja natural), y el entorno que es una maravilla.

Relación calidad-precio un 10.
Elena y Roberto, Cliente
Estuvimos
en septiembre. Era nuestra segunda vez. Si la primera salimos
encantados, la segunda aún fue mejor. Te sientes atendido y cuidado,
como si estuvieras en casa de unos grandes amigos.
Volveremos
Maria Jose, Cliente

He tardado un tiempo en opinar sobre el Hostal de Arobi Borda; porque me es muy complicado encontrar las palabras justas para definir el lugar, el entorno, el edificio, el trato y la más que excelente atención de los propietarios Juan y NOLO, especialmente éste último que es que se encarga con mayor asiduidad del establecimiento. Cuidan cada detalle sobre seguridad, por el Covid19. También en las recomendaciones de visitas de los alrededores: de hecho, en la habitación te dejan una carpeta con fichas de los lugares, con descripciones, rutas, etc. El desayuno, como demuestran las diferentes fotos que hay en su página: ES ESPECTACULAR, abundante y buenísimo. Tienen una carta excelente, estuvimos alojados 6 noches y solo repetimos lo que quisimos, opciones había suficientes. Atendieron primorosamente cualquier cuestión, petición o propuesta que les solicitamos. Para finalizar, como resumen, me permito aconsejar QUE ES DE OBLIGADA VISITA!!! A poco que tengamos oportunidad, VOLVEREMOS, con nuestra Familia y Amigos, para disfrutarlos más….. GRACIAS NOLO!!!!

VICENTE, Cliente

Nunca imagine un sitio tan especial en mitad de hayas, nogales, helechos… es un gran hostal que lo alzaría a categoría de hotel! El personal es increíble, atento, servicial, cuida de sus huéspedes como si de familia se tratara. Tengo un problema con el estómago y me han dado una atención personalizada en los desayunos y cenas y siempre con la mejor sonrisa. El desayuno, es impresionante, mi marido se iba a pasar todo el día muy bien alimentado. Las habitaciones son amplias, cuidan hasta el último detalle y sobretodo LIMPIAS, eso desde luego era lo mejor! Un entorno perfecto, para un hostal inigualable, desde luego VOLVERÉ.

Misega, Cliente