Nos alojamos en el Arrobi Borda haciendo el GR 11 en julio. El servicio de recogida para montañeros estupendo, pero lo mejor es el hostal, fantástico en los detalles, un entorno precioso, y la cocina, inmejorable. El desayuno y el arroz, de 10. Muchas gracias por todo. Es realmente para repetir y pasar allí unos días para relajarse y disfrutar de esa maravilla de bosques, comida y descanso.

Patricia, Cliente